Saltar al contenido principal

Personas adultas mayores, situación y derechos

¿Quiénes y cuántos son?

Las personas adultas mayores son las ciudadanas y ciudadanos  que tienen 65 años de edad o más. Según el censo de 2010 en el Ecuador este grupo poblacional era de 940.905 lo que representaba el 6,6% de la población total, para el 2017 se estima que serán 1.180.944 lo que representará el 7,0% de la población total.

El proceso de envejecimiento difiere de acuerdo a las condiciones sociales, educativas, culturales y económicas. Entre las personas adultas mayores, algunas están jubiladas y reciben pensiones que les permite vivir dignamente, otras aún trabajan y tienen sus propios ingresos, en algunos casos  colaboran con el cuidado de las nietas, nietos o de otros familiares, otros tienen sus propios negocios o retoman los estudios para actualizar conocimientos académicos o tecnológicos. Hay quienes se enamoran y conviven con una pareja o se casan. También algunos realizan actividades deportivas, recreativas, culturales y trabajo comunitario voluntario.

Existen casos que no cuentan con ingresos dignos ni condiciones de bienestar, son  maltratados o abandonados por sus familias o renuncian a vivir con ellas por falta de reconocimiento. De acuerdo a sus testimonios señalan  a la soledad, la aceptación, el afecto y la falta de ingresos como sus principales problemas.

Las personas de sesenta y cinco años de vida o más, según la Constitución, son un grupo de atención prioritaria. Acorde con ello deben recibir atención especializada de calidad. Tienen  varios beneficios, entre ellos  la exención o devolución del pago del impuesto a la renta, el pago de tarifas reducidas en espectáculos públicos, transportes y el acceso preferencial a varios servicios de salud. Algunos cuentan con seguridad social, un  pequeño porcentaje cuenta con seguridad privada mientras que otros acceden a la pensión jubilar no contributiva. No obstante, en su mayoría las personas adultas mayores no tienen ninguno de estos servicios y prestaciones.

Para finalizar, es importante mencionar que en Latinoamérica la población adulta mayor va en aumento y el ritmo de envejecimiento de la población es acelerado, el Ecuador no es la excepción, esto implica un impacto sobre factores como la seguridad social, el cuidado de las personas y la reducción de la población económicamente activa que debe ser tomado en cuenta para el presente y futuro del país.

Políticas, programas y proyectos

Las personas adultas mayores cuentan con las siguientes políticas públicas:

POLÍTICA PÚBLICA INTEGRAL

Disminución de la pobreza.

Fortalecer, mejorar   el sistema de justicia(normativa, institucionalidad y procesos basados en la oralidad).

Ampliar la  cobertura y especializar  los servicios de salud.

Univerzalizar  la seguridad social.

Universalizar el acceso a servicios públicos.

POLÍTICA PÚBLICA ESPECÍFICA

Creación de la pensión jubilar no contributiva.

Exención o devolución del pago del impuesto a la renta.

Tarifas reducidas en espectáculos públicos, transportes y el acceso preferencial a varios servicios de salud, mental, odontología, medicina privada, alimentos indispensables para su salud entre otros.

Derechos específicos de las personas adultas mayores

–    La atención gratuita y especializada de salud, así como el acceso gratuito a medicinas.

–     El trabajo remunerado, en función de sus capacidades, para lo cual tomará en cuenta sus limitaciones.

–    La jubilación universal.

–     Rebajas en los servicios públicos y en servicios privados de transporte y espectáculos.

–     Exenciones en el régimen tributario.

–     Exoneración del pago por costos notariales y registrales, de acuerdo con la ley.

–  El acceso a una vivienda que asegure una vida digna, con respeto a su opinión y consentimiento.

–    Derecho a recibir alimentos de sus parientes

Además, vale la pena recordar que la Constitución de la República del Ecuador garantiza los derechos y principios de las y los ciudadanos a plenitud, es por esto que la Carta Magna de nuestro país es reconocida como una de las más avanzadas del mundo.

La Constitución señala que todas las personas son iguales y gozarán de los mismos derechos, deberes y oportunidades.

En Ecuador, nadie debe ser discriminado por razones de etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de género, identidad cultural, estado civil, religión, ideología, condición socio-económica… ni por cualquier otra distinción, personal o colectiva, temporal o permanente, que tenga por objeto o resultado lastimar el ejercicio de los derechos.

Por lo tanto, el más alto deber del Estado consiste en respetar y hacer respetar las libertades garantizadas en la Constitución. Sin embargo, una acción exclusiva del Estado jamás podrá resolver todos los problemas de derechos aunque los atenúe, por lo que la Constitución resalta que los ecuatorianos tienen responsabilidades y deberes, como respetar los derechos humanos y luchar por su cumplimiento. Esto marca la corresponsabilidad de entre sociedad, Estado y familia, entre hombres y mujeres, entre madre y padre… en diversos ámbitos.

La Constitución y el Plan Nacional del Buen Vivir marcan la corresponsabilidad como principio importante para la construcción de un mejor país para todos con sociedadesjovenes der2 solidarias. Desde esta perspectiva, la corresponsabilidad no puede ir enmarcada únicamente desde una norma o ley.

Para esta acción en conjunto es necesario que cada actor (sociedad, familia y Estado) asuma, desde su rol, las responsabilidades, compromisos y acciones frente a una realidad. Así, la corresponsabilidad se define como la correspondencia y compromiso conjunto entre los diferentes actores frente a los otros para asegurar la plena vigencia de los derechos.

Ecuador procura, entonces, colocar a la sociedad como uno de los ejes de la organización nacional, promoviendo un alto protagonismo en la generación de las normas, valores y principios que rigen la vida de la comunidad.

La corresponsabilidad está estrechamente vinculada con la emancipación, ya que busca una relación de respeto basada en la igualdad y el principio del reconocimiento de la diferencia. “Tenemos que intentar una construcción teórica donde las dos estén presentes, y saber que una lucha por la igualdad tiene que ser también una lucha por el reconocimiento de la diferencia, porque lo importante no es la homogeneización, sino  las diferencias iguales” .

Es desde el reconocimiento de las diferencias y la visibilización de la igualdad, que el Estado, la familia y la sociedad se unen para buscar el vivo ejercicio de los derechos de los otros desde su integralidad y especificidad.

Uno de los elementos para que la corresponsabilidad se active es la participación, ya que las decisiones tomadas deben ser en conjunto, contemplando el bienestar de la mayoría sin perjudicar el ejercicio de derechos de todos.  La participación es un derecho y una responsabilidad de todos.

La invitación es unir esfuerzos, capacidades y responsabilidades para proponer y construir cambios pensando en las diferencias pero con equidad.

Fuente bibliográfica: Agenda Nacional para la Igualdad Intergeneracional.

 

Planes, Programas y Proyectos que ofrecen las instituciones a personas adultas mayores

Ministerio de Inclusión Económica y Social

• Programa: Implementación Interinstitucional de Distritos y Circuitos Priorizados para el Buen Vivir. Proyectos: 1- Ampliación de Cobertura y Mejoramiento de los Servicios de Atención a Personas Adultas Mayores en 24 provincias del país. 2- Construcción, Reconstrucción y Equipamiento de Centros Infantiles Del Buen Vivir
• Implementación Interinstitucional de Distritos y Circuitos Priorizados para el Buen Vivir: 1- Ampliación de Cobertura y Mejoramiento de los Servicios de Atención a Personas Adultas Mayores en 24 provincias del país. 2- Construcción, Reconstrucción y Equipamiento de Centros Infantiles Del Buen Vivir
• Ampliación de cobertura y mejoramiento de los servicio de atención a personas adultas mayores en 24 provincias.