Saltar al contenido principal

Adolescencia, situación y derechos

¿Quiénes y cuántos son?

En el Ecuador los y las adolescentes son los ciudadanos y ciudadanas entre los 12 y 17 años de edad y según el censo de 2010 este grupo poblacional era de 1.753.333 lo que representaba el 12,3% de la población total y para el 2017 se estima que serán 1.610.235 lo que representará el 9,6% de la población total del país.

La adolescencia es parte del ciclo de vida, en este período permanecen aún las cualidades y necesidades de la niñez, como la protección y atención prioritaria, así como también aparecen elementos de la juventud como la necesidad personal de participar en las reivindicaciones sociales, culturales, políticas, ambientales, expectativas propias de los adolescentes.

En la adolescencia las personas afianzan su identidad, es característica la construcción de su autonomía y se vuelve fundamental esbozar su proyecto de vida.  Estos cambios personales propician  su forma diferente de concebir el mundo y por tanto, el relacionamiento con la familia y la sociedad imprime  profundas transformaciones físicas y psicológicas.

Es un momento de búsqueda, experimentación, riesgos y crisis, están en búsqueda de referentes personales y sociales para sostener y transitar hacia la juventud. Cumplir con sus expectativas, satisfacer sus necesidades, escuchar y tomar en cuenta su voz por parte de los adultos significativos, hará una gran diferencia en el presente y futuro del Ecuador.
Políticas, programas y proyectos
El Estado ecuatoriano está haciendo un enorme esfuerzo para brindar las condiciones para el ejercicio pleno de derechos de las y los adolescentes.

Políticas, programas y proyectos

La Agenda Nacional para la Igualdad Intergeneracional ha priorizado las siguientes políticas:

  • Prevenir el embarazo y las infecciones de transmisión sexual (en particular el VIH) con la promoción de los derechos sexuales y reproductivos.
  • Erradicar los trabajos peligrosos y prohibidos, la mendicidad y la situación de calle.
  • Prevenir y erradicar los delitos sexuales y las violencias, en el sistema educativo, la familia y los espacios cotidianos, asegurando la restitución y reparación de derechos.
  • Promover la protección integral de las víctimas de trata y tráfico de personas y prevenir este delito.
  • Prevenir la deserción escolar y promover la eliminación del rezago escolar.
  • Prevenir el suicidio.
  • Prevenir el delito en adolescentes.
  • Prevenir el uso y consumo de alcohol y drogas y fortalecer los servicios de atención.
  • Fortalecer la capacitación técnica y la formación especializada para adolescentes mayores de 15 años y prevenir la explotación laboral.
  • Combatir la desnutrición y la malnutrición, y promover prácticas de vida saludable.
  • Proteger los derechos de las y los adolescentes en los Centros de Adolescentes Infractores basados en los instrumentos internacionales.

Los programas, proyectos y estrategias que atienden a adolescentes son:

  • Plan Toda Una Vida.
  • Programa salud sexual y salud reproductiva del Ministerio de Salud Pública.
  • Pacto con la Niñez y Adolescencia.

Derechos específicos de las niñas y adolescentes

Derechos de supervivencia:

–    A la vida.
–    A conocer a sus progenitores y mantener relaciones afectivas personales, regulares, permanentes con ellos y sus parientes.
–    A tener una familia y a la convivencia familiar; niñas, niños y adolescentes tienen derecho a vivir y desarrollarse con su familia biológica excepto cuando esto sea imposible o vaya en contra de su interés superior.
–    Protección prenatal.
–    A la lactancia materna, para asegurar el vínculo afectivo con su madre y un adecuado desarrollo y nutrición.
–    Atención en el embarazo y parto, en condiciones adecuadas, tanto para la niña o niño, como para la madre, especialmente en caso de madres adolescentes.
–    A una vida digna, en condiciones socioeconómicas que permitan su desarrollo integral, una alimentación nutritiva, equilibrada y suficiente; recreación y juegos, educación de calidad, vestuario y vivienda con todos los servicios básicos.
–    A la salud, acceso permanente a servicios de salud públicos y medicinas gratuitas.
–    A la seguridad social, a sus prestaciones y servicios.
–    A un ambiente sano.

Derechos de desarrollo:

–    A la identidad, a un nombre, nacionalidad, relaciones de familia.
–    A conservar, desarrollar, fortalecer y recuperar la identidad cultural, así como los valores espirituales, culturales, religiosos, lingüísticos, políticos y sociales.
–    A la identificación, deberán ser inscritos de manera inmediata y con los correspondientes apellidos paterno y materno.
–    A la educación que sea de calidad, respete la cultura del lugar, convicciones éticas, morales, religiosas.
–    A la vida cultural, a participar libremente en expresiones de carácter cultural.
–    A la información, a buscar y escoger información, que sea adecuada, veraz, pluralista y que brinde orientación y educación crítica.
–    A la recreación y al descanso, al deporte, a la práctica de juegos en espacios apropiados, seguros y accesibles, y en especial de juegos tradicionales.

Derechos de protección:

–    Derecho a la libertad personal, dignidad, reputación, honor e imagen.
–    Derecho a la privacidad y a la inviolabilidad del hogar y las formas de comunicación.
–    Derecho a la reserva de la información sobre antecedentes penales.
–    Derecho de las niñas, niños y adolescentes con discapacidades o necesidades especiales.
–    Derecho de las hijas e hijos de las personas privadas de libertad.
–    Derecho a protección especial en casos de desastres y conflictos armados.
–    Derecho de los niños, niñas y adolescentes refugiados.

Derechos de participación:

–    La libertad de expresión, buscar, recibir, difundir ideas salvo aquellas que atenten el orden público, la salud, la moral pública o los derechos y libertades de las demás personas.
–    A ser consultados en asuntos que les afecte.
–    A la libertad de pensamiento, conciencia y religión.
–    A la libertad de reunión de manera pública y pacífica.
–    A la libertad de asociación con fines lícitos, sin fines de lucro, especialmente para asociaciones estudiantiles, deportivas, culturales, laborales o comunitarias.

Actualizado CNII 2019.