Saltar al contenido principal

“La juventud es el motor del cambio”

El Foro Nacional IMPULSO JOVEN se lleva a cabo en UNASUR, entre hoy y mañana, con el objetivo de desarrollar un diálogo de alto nivel entre autoridades y representantes juveniles del Ecuador.

Impulso Joven es una de las intervención emblemáticas del Plan Nacional de Desarrollo 2017 – 2021 que “busca atender, motivar, fortalecer, empoderar y proteger, así como mejorar las capacidades y generar mayores oportunidades para los jóvenes ecuatorianos en su inserción en el sistema productivo del país”.

Nicolás Reyes, Secretario Técnico del Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional, participó en el Panel de Desarrollo Integral de las Juventudes, enfatizando que la juventud es producto de una construcción social y cultural. “La juventud tiene la actoría social para el desarrollo, es el motor de cambio, por lo que debemos hablar de las estrategias -como Estado y sociedad- para generar su inclusión laboral”, afirmo.

Además alertó que, siendo la educación clave para lograr el cambio en la sociedad, en la actualidad menos del 25% de la población de 18 a 24 años se encuentra matriculada en establecimientos de educación superior. También recomendó elaborar propuestas que prevengan el femicidio, ya que cada 84 horas una mujer joven es asesinada en el país.

La juventud en el Ecuador, dijo, representa el 20% de la población del país y si se considera a las personas menores de 15 años, equivaldría al 50% de la población. El 17,82% de la población de 18 a 29 años viven en hogares con pobreza, pese a que la proporción de jóvenes que viven en hogares pobres disminuyó en 12,2 puntos con respecto al año 2007. En 2017 la tasa de empleo inadecuado se encuentra en el 46,4%, con ingresos menores al salario mínimo, menos de 40 horas a la semana, o sin remuneración.

Nicolás Reyes explicó también que dentro de la Agenda Nacional para la Igualdad Intergeneracional 2017 – 2021 se encuentran propuestas de las políticas dirigidas para jóvenes sobre estos temas, a fin de dar cumplimiento con lo que manda la Constitución: reconocer a las jóvenes y los jóvenes como actores estratégicos del desarrollo del país.